Psicólogo Álvaro Tomás
top of page

¿PORQUÉ SOMOS MÁS FELICES LOS VIERNES QUE LOS DOMINGOS?


La respuesta a esta pregunta parece obvia, ¿no? Se podría decir que los viernes somos más felices que los domingos porque, estando en viernes, al día siguiente no trabajamos y anticipamos que nos queda todo el fin de semana por delante y, estando en domingo, anticipamos que el día siguiente es lunes, tenemos que ir a trabajar y nos espera una larga semana hasta volver al fin de semana. No obstante, hay otra idea que también es obvia pero no lo parece tanto y es que, aun siendo más felices los viernes que los domingos, anticipando el día siguiente, lo evidente es que el viernes estamos trabajando y el domingo no. Si el problema es el trabajo y lo positivo el descanso, ¿no deberíamos ser más felices los domingos?


¿Qué idea nos aporta esto último? Que depende del tiempo en el que nos focalicemos mentalmente variará nuestro nivel de bienestar subjetivo. Si tenemos un problema presente (como pasa los viernes, que trabajamos) y nos focalizamos en el futuro con vistas a algo positivo que nos va a acontecer, nuestro bienestar aumenta y, por el contrario, si el problema lo tenemos en el futuro, y no trabajamos la capacidad de focalizarnos en el bienestar que nos podría aportar el presente (estar en el domingo, que no trabajamos), lo que aumenta es nuestro nivel de malestar subjetivo.


Hay quienes consideran que las sintomatologías psicológicas más comunes, como son la ansiosa o la depresiva, tienen su génesis en el exceso de focalización cognitiva de un tiempo en concreto: siendo la ansiedad exceso de futuro (anticipando sucesos futuros ante los que se considera que se es vulnerable) y la depresión exceso de pasado (sobrecarga cognitiva por la idea de errores pasados o la vivencia de tiempos mejores que el presente).


Si se pretende alcanzar aquello a lo que se llama felicidad (siendo esto un estado de bienestar temporal y subjetivo), es importante trabajar la toma de conciencia del momento presente desde la responsabilización de las propias necesidades, integrando y canalizando el malestar que puedan hacer sentir esas eventualidades que se consideren negativas, así como agradeciendo y sintiéndose afortunado/a de los momentos de placer y disfrute. En muchas circunstancias, el malestar subjetivo por el que atraviesan muchas personas gira entorno a la intención de pretender controlar aspectos que no les son controlables, como podría ser las conductas de los demás, las circunstancias de su entorno o, en la línea de lo que hablo, los errores del pasado o las batallas anticipadas del futuro. Contemplando el momento presente, nos podemos hacer cargo de lo obvio, de lo que está a nuestro alcance siendo lo único que, en cierto modo, podemos controlar.


Concluyo con una idea de la psicología de la Gestalt que, hablando de la importancia del Aquí y el Ahora, argumenta que:


Todo sucede en el presente, el futuro es una fantasía y el pasado importa tan solo como parte de la realidad del ahora

留言


Entradas destacadas

Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.

Entradas recientes

Archivo

Buscar por tags

Síguenos

  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page